FICHA

Titulo original: Hay alguien ahí.
Título en España: Hay alguien ahí.
Temporadas: 2 (26 entregas)
Duración episodio: 70 minutos
Año: 2009-2010
Temática: Misterio
Subgénero: Parapsicología
Resumen: Una casa en la que se registran fenómenos paranormales es la nueva morada de la familia Pardo Simón, pero la vida que, en principio creían que iba a ser feliz se convierte en una pesadilla al roducirse fenómenos paranormales que encubren un secreto.
Actores principales: Sonia Castelo, Eduard Farelo, Guillermo Barrientos, María Cotiello, Mónica Rodríguez, William Miller, Laura Aparicio, Jordi Dauder, Bárbara de Lema, Carolina Bona, Gustavo Salmerón, Esmeralda Moya, Carlos Bardem
Lo mejor: que desde Historias para no dormir no se había filmado una serie de terror.
Lo peor
: la idea de una casa encantada está demasiado manida
¿Cómo verlo?: Emitida por La Cuatro, puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 7

INTRODUCCIÓN AL CAPÍTULO 1º

MÚSICA DE LA SERIE

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre HAY ALGUIEN AHÍ

Esta serie se inscribe dentro del género de terror parapsicológico. Es un género que siempre ofrece posibilidades para el sobresalto a condición de que se haga bien. La temática es limitada: fantasmas, casas encantadas, precognición, pérdida en otras dimensiones, ouija, y poco más. El género ha dado sagas como la de Poltergeist (1982) o Terror en Amityville (1979) que incluso hoy pueden ser vistas con interés. España no ha estacado particularmente en este género, si bien en los años 60, Chicho Ibáñez Serrador rodó aquellas maravillosas Historias para no dormir que entraban más en la temática del terror que en el de la parapsicología. La serie Hay alguien ahí es una mixtura tardía entre todos estos productos.

Una familia de clase alta va a parar a su nuevo domicilio, una lujosa urbanización para gentes con posibles. El matrimonio y sus tres hijos, desde la primera noche empiezan a observar extrañas presencias que, primero se insinúan y en episodios siguientes se convierte en habituales. Los fantasmas resultan ser personas que han sido asesinadas por un tal “Iván” del que solamente en los últimos capítulos de la segunda temporada se empieza a conocer su personalidad. Tal es la trama central: descubrir que ha ocurrido en aquella casa y conjurar aquellas presencias extrañas. Así pues, la trama, no es solamente de terror, sino también de investigación y misterio.

La serie se estrenó después de que la cadena realizara una publicidad masiva del nuevo producto que llevó a un esperanzador 14% de share en la primera entrega. Sin embargo, a partir de ahí se produciría una caída de audiencia casi constante que alcanzó su punto crítico a mediados de la última temporada con un 4,3%. La media final se quedaría en un 8’3%. Así pues, la serie no tuvo excesivo eco en la audiencia, pero cumplió las expectativas de una cadena que rara veces logra una audiencia superior al 10%.

La protagonista es Sonia Castelo, que ya conocíamos de series como Nada es para siempre (1999-2000), Tres son multitud (2004-2005) o Policías, en el corazón de la calle. Su intervención le valió una nominación como Mejor Actriz Protagonista en la primera edición de los Premios del Público TV. La actriz ha participado en numerosas series y en obras de teatro. En los primeros episodios da la sensación de sentirse algo insegura, aunque luego entra en situación. En general, todos los actores que participan en esta serie son rostros que han aparecido en muchas series en televisión ocupando papeles secundarios. En su conjunto desempeñan un buen trabajo, hagan de miembros de la familia protagonista, los Pardo Simón, de víctimas o de fantasmas.

A la serie puede reprochársele lo que podríamos llamar una banalización de lo paranormal: a fuerza de aparecer tantas y tantas veces, los fantasmas casi parecen completamente integrados en la vida de la familia. Al cabo de unos episodios cuesta que la aparición de alguno de estos seres sobrenaturales, sorprenda al espectador y el efecto miedo debe conseguirse mediante una brusca elevación de la música propia del género.

La serie se deja ver. Es un producto interesante, con un presupuesto ajustado y con unas posibilidades exprimidas al máximo tanto por guionistas como por actores y técnicos. Podría añadirse que la serie se prolonga innecesariamente y que hubiera podido concentrarse en una sola temporada, ganando en intensidad e interés y evitando reiteraciones. Algunas subtramas poco interesantes hubieran podido anularse. Y en cuanto a las escenas de sexo están fuera de lugar.