FICHA

Titulo original: Gran Reserva.
Título en España: Gran Reserva.
Temporadas: 3 (42 entregas)
Duración episodio: 100 minutos
Año: 2010-2013
Temática: Drama
Subgénero: Familia
Resumen: Dos familias rivales que se dedican a la misma actividad –la producción de vinos- desde dos ópticas completamente diferentes, se ven envueltas en asesinatos y guerras comerciales.
Actores principales: Emilio Gutiérrez Caba, Ángela Molina, Tristán Ulloa, Armando del Río, Ana Risueño, Paula Echevarría, Francesc Garrido, Aitor Luna, Belén Fabra, Ricard Sales, Ledicia Sola, Alejandra Lorente, Ángela Cremonte, Lucía Gil, Yon González, Luisa Martín, Álvaro de Luna, Unax Ugalde, Úrsula Corberó
Lo mejor: Un cuadro de actores completo.
Lo peor
: Se parecía demasiado a culebrones sobre el mismo tema
¿Cómo verlo?: Puede verse en el enlace que indicamos.

Puntuación: 7

TRAILER DE LA SERIE

MÚSICA DE LA SERIE

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre GRAN RESERVA

La idea de establecer una trama en relación a una bodega no era original. Lo habíamos visto en Falcon Crest (1981-1990), uno de los grandes culebrones de Hollywood, y el público catalán había podido ver una traslación regional en Nissaga de Poder (1996-1998) y luego en El señorío de Larrea (1999) ambientada en Euzkadi. Cada país, ha desarrollado, antes o después, el mismo tema en series adaptadas a alguna región vitivinícola: Una buina stagione (2014) para Italia, Le sang de la vigne (2011) en Francia, Weinberg (2015) en Alemania o la japonesa Kami no shizuku (2009). Gran Reserva pertenece a esta hornada de series aparecida en un momento en el que el vino se ha puesto de moda, como el mejor acompañamiento para los interminables programas sobre gastronomía.

Hay que decir que la serie española es entretenida, cuenta con buenos actores y el guión, aporta al espectador entretenimiento y emociones. La serie podría ser calificada como thriller, si bien lo que, inicialmente subyacen son las luchas entre dos familias rivales, los Cortázar y los Reverte, dedicadas a la producción de vino. Los primeros –y especialmente su patriarca- consideran el vino como un producto industrial, la vía elegida para forrarse; la calidad del producto les importa poco, lo que cuenta es el litraje y los beneficios por botella vendida. Para los Reverte, en cambio, la producción del vino es un arte, una actividad casi religiosa que no puede deslindarse de lo artesanal. Industria frente a tradición, cantidad frente a calidad, cuenta de beneficios frente a satisfacciones morales, tales son las distintas filosofías que impulsan a ambas familias. No es el tetrabrick de Don Simon frente al Vega Sicilia, pero por ahí anda.

Llevan así años sin que entre ellas hayan surgido grandes dificultades, se conocen, se toleran e incluso sus relaciones, podrían ser definidas como amistosas. Una tercera familia, que fue y ya no es, aspira a reconquistar el liderazgo en la producción de vinos en la comarca. Esto, unido al hecho imprevisto de que el heredero de los Cortázar está a punto de ser asesinado por un desconocido, traen las sospechas, la hostilidad y la confusión entre los personajes de todas estas sagas. A partir de ahí y durante 42 entregas, las tres familias chocan, recelan, se interrelaciones con hostilidad y fluye en una trama en la que lo de menos termina siendo lo que había justificado la serie, la producción de vino, para convertirse en una serie de investigación criminal.

La serie es entretenida y el público recompensó a TVE con una audiencia superior a la normal: el 21% de share en la primera temporada y una media del 17’4% para toda la serie. Emilio Gutierrez Caba, patriarca de los Cortázar recibió varios premios por su interpretación (el de la Academia de Televisión, el Ondas, el de la Unión de Actores, el Zapping). Las críticas no fueron unánimes, pero las positivas superaron ampliamente a las negativas. Se trató de la primera gran apuesta de TVE en la segunda década del milenio y puede decirse que cumplió las expectativas de la cadena hasta el punto de merecer una precuela: Gran Reserva. El origen.

No hace falta ser sommelier, ni siquiera consumidor de vino, para apreciar esta serie. Basta con que se tenga cierta predisposición a los thrillers basados en enfrentamientos entre familias.