FICHA

Titulo original: El chiringuto de Pepe.
Título en España: El chiringuito de Pepe.
Temporadas: 2 (26 entregas)
Duración episodio: 75 minutos
Año: 2014-2016
Temática: sit-com
Subgénero: humor
Resumen: Un chef, figura nacional de su profesión, inopinadamente se pone al frente  de un chiringuito de playa gestionado de manera desastrosa.
Actores principales: Santi Millán, Jesús Bonilla, Blanca Portillo, Dafne Fernández, J.M. Montilla “El Langui”, Begoña Maestre, Adrián Rodríguez
Lo mejor: era la versión de humor de Master Chef y programas similares.
Lo peor
: la parte emotiva resulta incompatible con una comedia de situación.
¿Cómo verlo?: La emitió La Sexta y puede verse on line en el enlace que adjuntamos.

Puntuación: 7

PROMO DE LA SERIE (PRIMERA TEMPORADA)

TRAILER DE LA SERIE (SEGUNDA TEMPORADA)

VER SERIE ON LINE

Lo mínimo que puede decirse sobre EL CHIRINGUITO DE PEPE

En los tiempos en los que estamos sometidos a un bombardeo sobre series y programas que tienen que ver con la restauración, no estaba de más una serie que tomaba este tema como palanca para arrancar sonrisas. La serie nos muestra todos los arquetipos de personajes que aparecen en todos estos productos televisivos: desde el chef considerado como “el Mozart de la cocina”, divo, reconcentrado, serio y grave hasta el aburrimiento, pasando por el despreocupado propietario de una freiduría poco interesado en cambiar el aceite, pasando por el concejal corrupto, la prensa sensacionalista a la caza de rumores y aprendices más o menos voluntariosos… es todo el mundo de la cocina televisada el que se nos muestra en esta serie.

Quizás el gran acierto de la misma haya sido la selección de los actores protagonistas: Santi Millán (el chef divo), el propietario del chiringuito Jesús Bonilla y los dos chavales que le ayudan, El Langui y Adrián Rodríguez. Chiringuitos como el que nos describe la serie, los hay a espuertas en cualquier lugar de nuestra geografía, con particular predilección por las costas a la vista de que los turistas no distinguen entre el espeto frito como mandan los cánones y el espeto requemado y ennegrecido que pide a gritos un extintor. La combinación entre estos personajes da una serie agradable de ver, con golpes de humor y en la que el aroma a fritanga parece salir del televisor.

Donde la serie cojea es en todo lo que no es humor. Los guionistas han querido hacer una comedia de situación a la española, en donde no todo sean risas, sino que también haya tiempo para el sentimentalismo, incluso el drama. Los dos elementos –hay que decirlo a nuestros guionistas- pegan mal. Todo lo que no sea géneros en estado puro suele dar malos resultados. Los “maridajes” entre la comedia y el drama, los sincretismos entre géneros situados en las antípodas, los mestizajes y las síntesis son como mezclar la velocidad y el tocino. Incluso si en las comedias de situación se dan amores y desamores, siempre ocurre en clave de humor, como resultado de gags previos y siempre para excitar la comicidad, nunca para generar sentimentalismo y emotividad en la audiencia.

Y sobre todo, brevedad. Por eso triunfan las comedias de situación extranjeras y se embarrancan las nacionales. Ésta, El chiringuito de Pepe, figura entre las más dignas que hemos visto en los últimos años, producidas en España y, sobre todo, llegaba en un momento en la que las “figuras” vinculadas a programas culinarios o relacionados con la hostelería, empezaban a cargar. La idea de situar en un reducido espacio laboral a dos personalidades tan diversas como el chef sofisticado y postmoderno y a un profesional de la fritanga, era muy buena y aparecía en el momento preciso. De ahí el éxito de la serie. En cuanto a los aspectos sentimentales contribuyen a que la serie pierda ritmo, se estanque en algunos momentos y descienda la media de comicidad. Los guionistas carpetovetónicos deberían plantearse el porqué las razas puras son más apreciadas en el mundo animal que los productos del mestizaje, y aplicarse el cuento a la hora de diseñar series.