FICHA

Titulo original: BuenAgente
Título en España: BuenAgente
Temporadas: 2 (19 entregas)
Duración episodio: 55 minutos
Año: 2011
Temática: sit-com
Subgénero: humor
Resumen: Un policía rompe con su mujer y se instala en el piso de enfrente en donde había vivido con la intención de recuperarla.
Actores principales: Antonio Molero, Malena Alterio, Arturo Valls, Carmen Ruiz, Raúl Fernández, Patricia Montero, Itziar Lazkano, María Isasi, Juan Antonio Lumbreras, Andrea Ros, Nacho Montes, Alberto Maneiro, Adrián Lastra, Patricia Conde
Lo mejor: los papeles de Antonio olero, Malena Alterio y Arturo Valls .
Lo peor
: humor de muy bajo nivel.
¿Cómo verlo?: La emitió La Sexta y puede verse on line en el enlace que adjuntamos.

Puntuación: 5

VER SERIE ON LINE

WEB OFICIAL DE LA SERIE

Lo mínimo que hay puede decirse sobre BUENAGENTE

Iba para ser la gran comedia de situación elaborada por y para LaSexta. Las audiencias la descabalgaron con una media global del 5,5% de share. No era para menos. El planteamiento inicial era tan legítimo como cualquier otro: “Sebas” (Antonio Molero), un policía local de vida tranquila y sin sobresaltos, descubre que su muer “Lola” (Malena Alterio) le engaña con su mejor amigo “Agus” (Arturo Valls) y, para colmo, lo echa de casa. En lugar de pasar página y a otra cosa, decide que quiere recuperar su vida anterior y, en especial, a su mujer, así que se muda justo en frente de donde vivía en el piso compartido con dos amigas. Las cosas en el trabajo tampoco le van bien con la incorporación de dos nuevos fichajes entre los que se encuentra una policía novata (Patricia Conde).

La serie, que se prolongó de mayo a octubre de 2011, solamente alcanzó el 9% de share en su lanzamiento, cayendo a menos de la mitad al finalizar la primera temporada. Los seis episodios de la segunda tuvieron algo mejor acogida pero nunca fueron más allá del 8%. A pesar de que posteriormente volvió a ser emitida por Antena 3 obteniendo un mayor porcentaje, siguiendo a Con el culo al aire, la serie puede considerarse frustrada.

Si bien la situación de partida podía tener gracia, el desarrollo de la trama y los gags la hacían completamente insufrible: los chistes eran demasiado fáciles, la grosería, el lenguaje soez, las constantes alusiones al sexo, volvían la serie apta solamente para obsesos o, lo que no sé si es peor, para gentes poco exigentes que se lo tragan todo. La serie, muy poco trabajada a nivel de guionización y menos aún en la descripción de los personajes, había tomado elementos aislados de otras series de la época (la comisaría de policía: Los hombres de Paco; el bar: Aida; la proximidad habitacional: Aquí no hay quien viva…) y los había sintetizado, aprisa y corriendo, en este producto de contornos muy inseguros y comicidad dudosa.

El valor de los actores protagonistas, su capacidad para la comedia (demostrada en otras series), su bien hacer, fue, simplemente, dilapidado. Obviamente, la serie no era competitiva con ninguna de las comedias de situación que llegaban de Hollywood en aquellos años y cualquier comparación resultaba odiosa e incluso el mismo formato erróneo (es imposible mantener la comicidad durante 55 minutos, tres veces más que lo que suele durar una sit-com habitual). Salvo raros momentos, la serie fue completamente decepcionante.