FICHA

Titulo original: 14 de abril. La República
Título en España: 14 de abril. La República
Temporadas: 2 (30 entregas)
Duración episodio: 70 minutos
Año: 2011
Temática: Drama
Subgénero: Años 30
Resumen: Historias de amor situadas en la época del advenimiento de la Segunda República y en sus primeros años. El telón de fondo político es secundario en una serie romántica.
Actores principales: Félix Gómez, Verónica Sánchez, Alejo Sauras, Lucía Jiménez, Álex Angulo, Marta Belaustegui, Fernando Cayo, Úrsula Corberó, Mariona Ribas, Héctor Colomé,Cristina de Inza, Mariona Ribas, Raúl Peña, Carolina Lapausa, Guillermo Ortega, Mónica Vedia, Ana Villa, Vicente Romero, Víctor Clavijo
Lo mejor: la ambientación.
Lo peor
: el título sugiere una cosa y la audiencia encuentra otra.
¿Cómo verlo?: En el enlace de Televisión a la Carta.

Puntuación: 6,5

MÚSICA DE LA SERIE

TRAILER DE LA SERIE

VER SERIE EN TELEVISIÓN A LA CARTA

Lo mínimo que hay que saber sobre 14 DE ABRIL, LA REPÚBLICA

Cuando una serie se titula como ésta, hay que pensar que será, eminentemente, histórica. Pero lo que se ve es algo muy diferente: historias de amor en tiempos de la República, mucho más que una crítica a aquel momento o una descripción sucinta del mismo. Las pocas pinceladas de historia son demasiado tenues como para que permita intuir, siquiera mínimamente, lo que ocurrió en España entre 1931 y 1932, años en los que está ambientada. La serie apareció en momentos de máximo deterioro de la monarquía juancarlista, que condujeron a la abdicación del titular de la Corona unos años después. En 2011, el tema de la “república” estaba en el candelero y el hecho de que TVE ofreciera una serie que aludiera a esa temática hacía pensar, inevitablemente, en un contenido político, crítico, pero político al fin y al cabo.

Una vez más, lo que el espectador ve son historias de amor y relaciones entre personajes que se mueven entre decorados perfectamente elaborados que reconstruyen aquel momento. La serie hubiera podido titularse “Líos de faldas en los años 30”, o “Cuéntame cómo te ligaste a la abuela”, cualquier cosa menos dar la sensación de historicidad y apuntarse al oportunismo histórico.

La serie lo que nos demuestra es que las historias de amor son siempre iguales: chico conoce chica, chico y chica se aman, las circunstancias tienden a separarlos y ellos, contra viento y marea, quieren hacer triunfar su amor. Esto es todo. Planteamientos así pueden ser embellecidos por unos actores excepcionales o por una ambientación extremadamente cuidada, o acaso por un guión que renueve y actualice la temática. Cualquier cosa vale, si de lo que se trata es de satisfacer a los consumidores del género romántico. La serie juega al “centrismo” (los falangistas son señoritos mafiosos y las comunistas harpías). La intencionalidad ideológica es tan clara y de tal calibre que cualquier otro elemento histórico o seudohistórico presente pasa a ser irrelevante.

Serie bien realizada desde el punto de vista técnico, con algunos personajes muy bien descritos y otros pintados a brochazos o incluso a golpes de cubo de pintura, interpretaciones de variada calidad (Marta Belaustegui, particularmente notable) y otras completamente olvidables. Es como un Cuéntame cómo pasó (2001-2016) pero en versión de los abuelos. Si aquella asienta sus bases en interpretaciones sesgadas de un tiempo que, al fin y al cabo, no está tan lejos, podemos pensar las “licencias” político-históricas que se han tomado los guionistas de una serie que describe la España de hace casi un siglo.