FICHA

Titulo original: Crashing.
Título en España: Crashing.
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 25 minutos
Año: 2017
Temática: Humor
Subgénero: Monologuistas
Resumen: Un monologista cuya carrera no despega, abandona a su mujer después de que esta se acueste con un profesor de arte y aprende colaboraciones con monologuistas más consagrados.
Actores principales: Pete Holmes, Lauren Lapkus, George Basil, Artie Lange, T.J. Miller, Joey Auzenne, Greer Barnes, Kapil Bawa, Ilana Becker, Amy Bettina, Brad Calcaterra, Ann Carr,Hugh Cha, Gina Diaz, Carmine Famiglietti, Gabe Fazio
Lo mejor: mostrar las interioridades del mundo de la comedia.
Lo peor
: cuesta entrar en materia definitivamente.
¿Cómo verlo?: en HBO

Puntuación: 8

TRAILER EN VERSIÓN ORIGINAL (1)

TRAILER EN VERSIÓN ORIGINAL (2)

WEB OFICIAL EN INGLÉS

WEB OFICIAL EN CASTELLANO

Lo mínimo que hay que saber sobre CRASHING

El término inglés “Crashing” quiere decir “crujido”, “tortazo”, “estrellarse”, con el significado de fracasar. Equivaldría a “pegársela” en el sentido de fracasar en una profesión. El protagonista de esta serie es un monologuista en sus primeros pasos. Una serie de este tipo, nunca, en ningún caso, podría ser aburrida. El estreno mundial se ha producido el pasado 19 de febrero y apenas se han emitido dos de los ocho episodios de la primera temporada. Suficiente como para poder juzgarla.

LA TRISTE VIDA DE UN MONOLOGUISTA

No es, desde luego, el primer monologuista chistoso que aparece en el proceloso universo de las series. El anterior, Seinfeld, dejó el listón de la profesión bien alto, en unas alturas casi insuperables, tanto por él como por sus inolvidables compañeros de reparto, “Kramer”, “Constanza”, “Elaine”… Aquí se ha intentado otro tanto recurriendo a otros tres monologuistas: Sarah Siverman (especialista en monólogos sobre racismo y feminismo, que ya había aparecido en algún episodio de Seinfeld y ha tenido su propio programa en televisión), T.J. Miller (otro monologuista de la plantilla de HBO, como protagonista de la serie Silicon Valley [2014-2017]) y Artie Lange (el más veterano de todos ellos que lleva contando chistes desde 1987, ha protagonizado distintos shows y programas que no han llegado a España y es, con mucho, el más conocido de los tres). Pues bien, estos tres cómicos actúan como ellos mismos flanqueando al protagonista, orientándolo en la profesión en la que todavía no ha destacado y animándole a no derrumbarse.

La serie nos muestra a estos tres monologuistas consagrados, actuando en locales de tercera fila, en shows de pocos vuelos en los que el protagonista “Pete” (el monologuista Pete Holmes) les compaña como telonero. Su carrera no termina de despuntar; lleva años en el oficio y sus ingresos todavía son escasos. Vive con su mujer, la que verdaderamente trabaja y lleva adelante el hogar, a la espera de que “Pete” destaque en la profesión. Pero el tiempo se va dilatando y el éxito esquivo se traduce en malestar en el hogar. Cuando, un día, “Pete” vuelve a deshora, encuentra a su mujer acostada con un estrafalario profesor de arte. A partir de abandonar el hogar empieza su aventura acompañando a los otros monologuistas.

LA PATERNIDAD DE LA SERIE

En los EEUU, mucho más que en España, los monologuistas florecen como hongos. Al menos en España se concentran en la zona de Albacete, en cambio, en EEUU están repartidos por toda la geografía nacional, con una concentración en la costa Este (Nueva York y Massachussetts) y en el Sur Oeste del país (California). El protagonista de esta serie, Pete Holmes, procede precisamente de Lexington (Massachussetts). Lleva en la comedia desde los 22 años, a pesar de que cursó estudios de filología inglesa y de comunicación. Su vida tiene cierto paralelismo con el personaje de la comedia: se divorció a los 28 años. Hombre polifacético, es también caricaturista (y uno de los mejores de los EEUU). Ha realizado algunas incursiones en televisión sin demasiada fortuna (Odio a mi hija adolescente [2011-2012] se clausuró en la primera temporada) y en el más exitoso Outsource [2010-2011]) del que escribió parte del guión. Uno de sus maestros, precisamente, es Jerry Seinfeld. Sus podcast son muy conocidos en los EEUU y él mismo es un rostro que suele aparecen en shows y como actor invitado en muchas otras series.

En España, tanto él como el resto de monologistas que le acompañan en esta serie, es un grupo de completos desconocidos (o poco menos). Holmes diseñó la serie y participó en la guionización junto con Judd Apatow, otro admirador de Seinfeld y que desde muy joven quería emular a los grandes de la comedia: se sentía identificado con los hermanos Marx, pero también con Steve Martin, Bill Cosby, John Candy… Poco a poco fue ascendiendo peldaños y ganando prestigio como guionista en programas cómicos de radio. De ahí saltó a la HBO, reescribiendo guiones y preparando monólogos para Steve Carrell entre otros muchos. La película Funny People (2009) de la que fue productor, guionista y director, lo catapultó al éxito (a pesar de que económicamente no fuera particularmente rentable), a la que siguió Wanderlust (2012) protagonizada por Jennifer Aniston y Paul Rudd.  Estas han seguido otros muchos, tanto en televisión como en pantalla grande que hasta ahora no se han visionado fuera de los EEUU. En Crashing repite como guionista, productor y director.

VALORACIÓN DE CONJUNTO

La figura del “payaso triste” fue durante un tiempo tópica (especialmente en Europa: en EEUU el payaso se ha asociado lo más frecuentemente a lo siniestro). Crashing va por un derrotero parecido: no todo en la vida de un monologuista es diversión, bromas y carcajadas. El trauma de un público que no se ríe o que se ríe no de los chistes sino de lo patético de la actuación, no resulta, desde luego, una situación envidiable, como tampoco lo es encontrarse a tu mujer en la cama con un colgado profesor de arte.

La serie es, de todas formas, una comedia inapelable, con golpes de ingenio y extremadamente agradable de ver. No es una comedia de situación pero sí una comedia en estado puro en la que los elementos dramáticos –el fracaso siempre planea sobre la cabeza de “Pete”- están esparcidos en pildorillas para no dañar la comicidad global que destila. El primer episodio es de “situación”: nos introduce en el mundo de “Pete” y en su estancamiento profesional. La aparición de “Artie” y luego de “Miller”, contribuyen a estimularle e introducir nuevos elementos en su vida y en su carrera.

La serie es extremadamente agradable de ver: el formato de 20-25 minutos, habitual en las comedias y la ligereza del guión la hace extremadamente divertida y llevadera. No es un ni humor desmadrado, ni humor “inteligente”, es, simplemente, humor. Estamos seguros de que la vida de los monologuistas, si no es así, se parece mucho, procedan de Albacete o de Massachussetts.