FICHA

Titulo original: Wagon Train.
Título en España: Caravana
Temporadas: 8 (284 episodios)
Duración episodio: 50 minutos
Año: 1957-1965
Temática: westerm
Subgénero: acción
Resumen: Aventuras de una caravana de carretas que trasladas a los colonos desde Missouri hasta California dirigidos por el enérgico jefe “Chris Hale”. En el curso del viaje sufrirán múltiples peripecias y enfrentamientos con indios, bandido y desastres naturales.
Actores principales: Frank McGrath, Terry Wilson, Robert Horton, John McIntire, Ward Bond, Denny Miller, Robert Fuller, Chick Hannon, Michael Burns, Morgan Woodward, Kermit Maynard.
Lo mejorMuy buena fotografía.
Lo peor
: Se prolongó demasiado.
¿Cómo verlo?: Se ha emitido por La Sexta, Atreseries, TVT Series. Puede comprarse en DVD.

Puntuación: 7

PRESENTACIÓN Y SINTONÍA DE LA SERIE

EPISODIOS COMPLETOS EN VERSION ORIGINAL

Lo mínimo que hay que saber sobre CARAVANA

La Guerra de Secesión había terminado y se trataba ahora de desplazar la “nueva frontera” hacia el Oeste. O lo que era lo mismo, atravesar los 3.000 kilómetros que median entre Missouri (situado en el centro de los EEUU, ligeramente escorado hacia el Este) y California (en el Sur-Oeste del país). La zona, al parecer, contenía en la segunda mitad del siglo XIX, todos los peligros que pueda concebirse. Tal era el recorrido que realizaba Caravana a lo largo de 284 episodios.

MÁS DE MEDIO SIGLO VIAJANDO

Las caravanas de carromatos forman parte de la mitología americana. A ellos se les debe la ampliación de la “nueva frontera” hacia el Oeste. Territorios que un día fueron españoles y que luego terminaron siendo saldados e incorporados a los EEUU estaban habitados solamente por peligrosas tribus indias o habían sido lugares remotos en los que se refugiaron desertores y réprobos de la Guerra de Secesión. Lo bueno, para los colonos, estaba al final: tierras e incluso la perspectiva de una riqueza a poco que se esforzaran en obtenerla. Pero para ello había que cruzar peligrosos territorios poco o nada explorados. El colono aislado, con su familia, difícilmente podía alcanzar esos territorios. De ahí que se asociaran entre ellos, nombraran a un “explorador guía” que, más o menos, conocía el recorrido y alguien a quien aceptaban como jefe, para aumentar las posibilidades de llegar al objetivo final. Así se formaba una “caravana”.

Se trató de una emigración personal, el gobierno de los EEUU no tuvo nada que ver en la iniciativa, se inhibió completamente y, prueba de ello, es que los colonos tuvieron que arreglárselas ellos mismos. La afamada “caballería” apenas aparece en la serie. Si el volumen de la migración descendía, bastaba con que algún medio de comunicación se hiciera eco de alguna noticia que resultara estimulante para espíritus aventureros: posibilidad de hacerse con miles de hectáreas, el rumor de que se habían descubierto vetas interminables de oro.

Esta serie nos muestra lo que supuso aquel momento histórico. Encontraremos en ella todo lo que en mayor o menor medida estuvo presente en la epopeya: bandidos asilvestrados, indios inmisericordes, poblachos miserables, aventureros sin escrúpulos, luchas entre ganaderos y granjeros, y, por supuesto, ataques de todas las tribus indias presentes en el camino. Y eran muchas. Todos estos episodios, debidamente dramatizados y convenientemente idealizados

EL JEFE DE LA CARAVANA

Realmente, los colonos se iban agrupando por esas afinidades que hoy lo políticamente correcto se empeña en negar (ya se sabe que “lo semejante se une a lo semejante”): grupos religiosos, étnicos, comunidades de intereses, formaban caravanas mucho más homogéneas que las que aparecen en esta serie, todas, en cualquier caso, estaban al mando de un “jefe de caravana”, mando supremo de la expedición y de un “explorador” que era quien trazaba el recorrido diario y se adelantaba para comprobar el estado del camino y los riesgos a afrontar.

En esta serie no podía ser de otra manera: el explorador y el jefe de la caravana eran los protagonistas principales, la piedra angular de la serie. Junto a él figuraban sus hombres de confianza a los que podía enviar como avanzada para reconocer el terreno y que, en cualquier caso, habían demostrado previamente eficiencia en la labor y agresividad ante el enemigo. Dado lo prolongado de la serie, los papeles de “explorador” y jefe cambiaron en varias ocasiones.

El primero de todos ellos, “Flint McCullogh” fue interpretado por Robert Horton; daba la talla como explorador, era un tipo duro entre los duros. No era muy mayor y había aparecido en numerosas series de televisión de la época (cuando en España apenas se tenía una noción de lo que era ver imágenes en movimiento en una pequeña caja). Había cubierto de la primera a la quinta temporadas, Scott Miller le sustituyó en las dos siguientes y aun hubo tiempo para que aparecieran otros dos exploradores más.

El jefe de la caravana era el protagonista de la serie. Pero también aquí fue inevitable que se produjeran cambios. Inicialmente el cargo fue asumido por el actor Walter Bond (“mayor Adams”) que se mantuvo hasta la cuarta temporada. Si no fue más allá se debió a su fallecimiento prematuro. Fue uno de los rostros más característicos de la serie a la que frecuentemente se le sigue asociando. Había participado en numerosos papeles secundaros en películas notables (El sargento York [1941], El halcón maltés [1941], Juana de Arco [1948] etc) hasta que empezó a ser un habitual de los westerns (Río Bravo [1959], Caravana de paz [1950], Centauros del desierto [1956], etc). Cuando se valoró iniciar esta serie el nombre de Bond fue el primero que sonó: tenía un aspecto enérgico, pero al mismo tiempo bonachón y tolerante. Su prematuro fallecimiento creó un problema a la NBC.

Como sustituto fue elegido John McIntire (“jefe Hale”) que se prolongó hasta el final de la serie. El nuevo rostro era, así mismo, paternalista pero, a la vez, frío y cortante. Parecía algo mayor y también había protagonizado infinidad de películas en roles secundarios. McIntire era, además, un actor de carácter. No le costaba mucho interpretar westerns, porque él mismo era hijo de una familia de ganaderos y había ejercido como vaquero. Lo vimos también en películas de género negro (La jungla de asfalto [1950] o Psicosis [1960]), pero sobre todo su nombre ha quedado registrado en la historia de oro de los westerns: Tierras lejanas (1956) y la serie Cimarron City (1958), participó también en El virginiano, siendo el segundo propietario del rancho Shiloh en el que se desarrolla la trama.

VALORACION A 60 AÑOS DE DISTANCIA

Caravana no es de las series que uno esté predispuesto a ver en 2017, salvo que sea un fanático del western. Sin embargo, se trató de una serie que tuvo extraordinario predicamento en su tiempo. Siempre le acompañó el favor del público y en España no fue diferente. Fue de esas series que, a lo largo de los años cambiaron de ubicación en la parrilla de la única televisión existente en España, pero que siempre contaron con una mayoría de público incondicional.

Su éxito se debió especialmente a que con unos guiones modestos, buenos actores construían personajes creíbles (incluso entre los secundarios) y, especialmente, por contar con una fotografía excepcional que sabía sacar partido de los páramos norteamericanos y retratar una caravana de carromatos o unas escenas de acción con suma perfección. Este elemento, probablemente, sea el que hoy pueda ser más recordado. Como se sabe, el western es hoy un género que ha desaparecido completamente de la televisión desde mediados de los 70. Además, la inmensa mayoría de episodios de esta serie se rodaron en blanco y negro. No es pues una serie que atraiga mucho la atención del público.

Otro de los aspectos atractivos de la serie es ver que algunos “actores invitados” eran estrellas ascendentes del firmamento cinematográfico y en la actualidad están completamente consagrados con estrellas propis en el Paseo de la Fama de Hollywood. Algunos, incluso, ya eran entonces celebridades. Vale la pena recordar a Ernest Borgnine, John Carradine, Lon Chaney, Lou Costello, Bette Davis, Angie Dickson, Dan Duryea, Dennis Hopper, Ben Johnson, Peter Lorre, Lee Marin, Burgess Meredith, Ricardo Montalbán, Leonard Nimoy, Mickey Rooney, Barbara Stanwyck, Rod Steiger, John Waine, Vera Miles o el mismísimo Ronald Reagan. Quizás valga la pena revisarla solo por el placer de ver actuar a todos estos grandes nombres del cine en distintos episodios de esta serie.