FICHA

Titulo original: Strike Back
Título en España:  Strike Back
Temporadas: 5 (46 episodios)
Duración episodio: 45 minutos
Año: 2010-2015
Temática: Bélica
Subgénero: Antiterrorismo
Resumen: Un exsoldado de operaciones especiales, apartado del servicio activo es contratado para que participe en operaciones contra terroristas islámicos.
Actores principales: Richard Armitage, Andrew Lincoln, Orla Brady, Shelley Conn, Colin Salmon, Jodhi May
Lo mejorque hay acción.
Lo peor: que lo que no es acción es aburrido
¿Cómo verlo?: En Netflix.

Puntuación: 6

PRESENTACIÓN DE LA SERIE

TEMA MUSICAL DE LA SERIE

Lo mínimo que hay que saber sobre STRIKE BACK

Las series de contenido antiterrorista han comenzado a hacerse obsesivas. No es ahora. De hecho, la más longeva de todas ellas, 24 se inició en noviembre de 2001 (muy oportuna porque un trimestre antes se habían producido los ataques del 11-S) y se prolongó durante nueve temporadas. Todo lo que vino después eran reediciones de lo ya visto. La única diferencia consiste en quién protagoniza la trama: un policía, un agente e inteligencia o un tipo duro de operaciones especiales. Strick Back está protagonizada por estos últimos.

EL EJE REINO UNIDO – HOLLYWOOD

Una serie de este tipo es más norteamericana que europea. La acción es lo que se sitúa en primer plano por encima de cualquier otra consideración. El protagonista, si no está en la cama con alguna chati exótica, está disparando en algún teatro de operaciones no menos exótico. El argumento es lo de menos o, en cualquier caso, no es importante porque se sabe que el malvado es el de enfrente, cruel, capaz de cualquier barbaridad, dispuesto siempre al degüello, al tiro en la sien o al destripamiento por no importa qué método. Y el protagonista se tiene claro lo que va a hacer en cualquier entrega: liquidar al adversario que, por cierto, es islámico. La política antiterrorista enunciado por Bush tiene todavía correas de transmisión en Hollywood y en los estudios británicos.

La serie consta como fruto de la colaboración entre Sky y Cinemax, basada en la novela original de Chris Ryan que pasa por ser antiguo miembro de las SAS y novelista. Al parecer, Ryan –que en realidad se llama Colin Armstrong- estuvo en las fuerzas especiales británicas participando en algunos de los fiascos más notorios de esta unidad. En la Guerra del Golfo participó junto con otros siete miembros de la unidad en la “operación Bravo Two Zero” tras las líneas de Saddam Hussein. Salvó la piel por los pelos y todavía debió caminar 160 kilómetros a pie hasta llegar a un lugar seguro. El resto de sus compañeros murieron y él se vio obligado a beber agua contaminada con residuos nucleares  que le generó en los meses siguientes una severa atrofia muscular. Nunca más volvió a participar en operaciones y se dedicó a adiestrar reclutas. Lo que vio, lo que oyó, lo que protagonizó y lo que ideó, lo trasladó a distintas novelas, todas ellas con argumentos basados en la lucha antiterrorista. Y son más de cuarenta, divididos en varios ciclos. Una de estos ciclos dio lugar a la serie Strike Back.

LOS SUPERHOMBRES VELAN POR NOSOTROS

En una operación en Irak, la unidad del protagonista (“John Porter”) pierde a dos de sus hombres. Las primeras escenas de la serie describen cómo fueron esos momentos. En las siguientes tomas, se ve a “Porter”, licenciado y disfrutando de la vida plácida en un país del sudeste asiático. Se dedica al espectáculo de la lucha tailandesa. Y es ahí en donde le vuelven a contactar sus antiguos camaradas con una oferta de reincorporarse al servicio. Han secuestrado a uno de los suyos y se trata de localizarlo y liberarlo. Más acción, porque, “Porter” y quien ha ido a reclutarlo deben de huir de los mafiosos locales a los que el primero ha estafado.

Una vez integrado en la unidad –la desconocida y casi clandestina “Sección 20”- resuelve en cuestión de minutos un mensaje cifrado que desplaza a la unidad a la India en donde creen que se oculta un peligroso islamista. En realidad el hotel en cuestión es el objetivo de un comando terrorista islámico. La irrupción pilla a tres miembros de la “Sección 20” (“Porter” entre ellos) dentro del hotel. Sigue la acción. Los islamistas se ponen a ejecutar a los rehenes y finalmente “Porter” es identificado y neutralizado. Fin de la primera entrega.

Cuando empiezan a desfilar los créditos de ese piloto, llegamos a varias conclusiones: si lo que buscábamos era acción, esta entrega nos la ha proporcionado a cascoporro. Y si nos preguntamos qué idea nos hemos llevado y qué mensajes hemos retenido, la cosa es clara: los islamistas no dudan en asesinar a sangre fría en cualquier lugar del mundo, pero siempre hay que mantener la esperanza: la “Sección 20”, por mucho que nadie la conozca, ni se sepa dónde está, vela por nosotros.

Pues bien, estos mensajes están presentes desde el primer hasta el último episodio (y son 46). Como en una serie de este tipo, nada es lo que parece: el tipo simpático y asustadizo que está sentado a tu izquierda, puede ser un peligroso terrorista, el camarada bonachón y solidario puede traicionarte a la que te descuides, sino estás atento, ser víctima de una masacre es algo que entra en el sueldo de cualquier miembro de la “Sección 20” y los protagonistas no dan mucha importancia a este riesgo.

RICHARD ARMITAGE COMIÉNDOSE TODAS LAS DESGRACIAS

Si quitamos a Richard Armitage de la serie se nos quedaría en casi nada. No es mal actor. Él mismo cuenta que después de una corta experiencia teatral, su primer papel en el cine fue recitar apenas una frase en la primera entrega de Star Wars, La amenaza fantasma (1999). Realmente poco, así que volvió al teatro hasta que en 2001 empezó a orientar su carrera hacia la televisión. Escalando y escalando posiciones, llegó a ser “Guy de Gisborne”, el malvado cabroncete de la serie Robin Hood (2006-2009) y, a partir de ahí, su carrera fue creciendo, las puertas de la pantalla grande se le abrieron y reapareció en la trilogía del Hobbit (2012-2014), rodada por Peter Jackson. En televisión se la ha visto últimamente en seis episodios de Hannibal, en Doble Identidad (2008-2010)  como “oficial Lucas North” en 25 episodios y en Estación de Berlín (2016-hoy) muy en su papel de agente de la CIA en Berlín.

VALORACIÓN RÁPIDA

El cine de acción no necesita un justificante para existir, se justifica a sí mismo. Cuando alguien nos invita a ver una película “de acción”, sabemos lo que vamos a ver. Acción, prácticamente nada más. Estará mejor o peor hecha, los lugares serán exóticos y las tramas más o menos intrigantes, pero la acción es lo que se repetirá más a menudo. El “cine de acción” y las “series de acción” son tan dignas como cualquier otra. Quizás el trabajo que más cuidado requiere en estas series sea el que corresponde a los “efectos especiales”, mucho más que a los guionistas e intérpretes (que simplemente tienen que poner cara y actitudes “de acción”). Gustarán más o menos, pero a eso se reducen.

Ésta es una buena serie… de acción. No busquéis ni diálogos ingeniosos, ni situaciones sorprendentes, ni una trama bien elaborada. La acción, como hemos dicho, se justifica a sí misma en este género. Hay que tener en cuenta esto a la hora de embarcarse en los 46 episodios de esta serie. Todos terminan con algún “enganche” que suscita el interés por el siguiente, por mucho que seamos conscientes de la ensalada de tiros y bofetadas que vamos a ver y que no será muy diferente de la que acabamos de visionar.

Si ese es su gusto, esta es su serie.