FICHA

Titulo original:  The Green Hornet
Título en España:  El avispón verde
Temporadas: 1 (26 episodios)
Duración episodio: 30 minutos
Año: 1966-1967
Temática: Superhéroes
Subgénero: Artes marciales
Resumen: Un héroe enmascarado y su chófer igualmente enmascarado, luchan contra el mal y se trasladan por los EEUU con un precedente del “coche fantástico”.
Actores principales: Van Williams, Bruce Lee, Wende Wagner, Lloyd Gough, Walter Brooke, Geoffrey Horne, Jack Garner, William Dozier, Lloyd Haynes, Gary Owens, Cesare Danova,Joanne Dru, Ken Strange, Pamela Curran, Linda Gaye Scott, Barbara Babcock
Lo mejorserie de culto para amantes del freakysmo
Lo peor: una producción deslavazada y unos argumentos sin pies ni cabeza
¿Cómo verlo?: Se emite en determinados canales de televisión local y puede verse en YouTube a través del enlace que ofrecemos.

Puntuación: 4

TODOS LOS EPISODIOS DE LA SERIE (en castellano)

Lo mínimo que hay que saber sobre EL AVISPÓN VERDE

Existen series tan flojas que, posiblemente no cabría hablar de ellas, de no ser porque en su debilidad se encuentra el encanto que puedan tener. Si el cine de Ed Wood puede ser recordado no es precisamente por sus cualidades estéticas o narrativas, sino por su excepcionalmente baja calidad y los monumentales errores de guionización, montaje e interpretación que contienen. Sin llegar a estos extremos, algo análogo cabe decir de esta serie, El avispón verde, que no recordamos que se proyectara en España en los momentos en los que fue rodada y que sin embargo, en estos momentos está realizando tours por televisiones locales e incluso ha sido visitada por cientos de miles de curiosos en YouTube en donde se verse en su totalidad doblada al castellano-latino.

OTRO PRODUCTO DE LA CRISIS DEL 29

El personaje de The Green Hornet apareció en los EEUU en 1930. Fue el primero de los superhéroes que empezaron a proliferar en aquel momento y, sin duda, era el más humano de todos ellos. América –los EEUU en concreto- precisaban este modelo en tiempos de crisis para demostrar que, a pesar de las privaciones y los sufrimientos, el al nunca podría triunfar sobre el bien. Era, así mismo, uno de los primeros ejemplos en donde los autores trataban que el oyente –pues en principio fue un ciclo retransmitido a través de la radio- se identificara con el personaje: él también podía ser un superhéroe.

George Trendle (1884-1972), abogado y empresario fue el artífice del personaje. A Trendle le cabe también el honor de haber llevado a la televisión tres series con el mismo marchamo: El Llanero Solitario, El Avispón Verde y El Sargento Preston.

Fue su trabajo como abogado el que le puso en contacto con la industria del espectáculo, primero con el cine, luego con la radio y, finalmente, con la naciente televisión. Su inquietud hizo el resto. A principios de los años 30 fue el productor de dos seriales radiofónicos: El Llanero Solitario y El Avispón Verde. Compró una emisora de radio en Detroit para retransmitir estas series y difundir lo que él consideraba como “altos valores morales”.

Lo realmente curioso de Trendle fue que presentó a ambos personajes como emparentados: en cierto sentido realizó el primer spin-off de los tiempos modernos (con permiso de Homero que ya había inventado lo mismo, aprovechando uno de los personajes secundarios de La Illiada, Ulises, para continuar con sus aventuras al acabar la guerra de Troya, en La Odisea). En efecto, El Llanero Solitario no sería sino el tío abuelo de El avispón verde. Y se quedó tan ancho. La martingala le sirvió para no devanarse mucho los sesos y traspasar todos los valores presentes en el vaquero al director de una publicación que un buen día decide retornar a sus raíces y combatir al mal. Pues bien, desde el 31 de enero de 1936 hasta 1953, esto es, durante 17 años, el serial El avispón verde, estuvo en antena.

Y ENTONCES LLEGA BRUCE LEE

La serie televisiva es un completo despropósito, algunos episodios podrían aparecer más como comedias que como thrillers de acción. Pero si la serie ha pasado a la historia es porque registra la presencia de un personaje que tenía todavía una década por delante para entrar en la historia del cine: Bruce Lee (1940-1973). Si Lee pudo descollar posteriormente como actor emblemático del cine de acción de los 70, a pesar de su temprana muerte, fue precisamente por haber destacado especialmente en esta serie. Fue El Avispón Verde lo que le convirtió en un rostro tremendamente popular y le franqueó el paso para sus grandes películas como protagonista.

En las escenas de acción, Lee mostraba un rigor y una seriedad que contrastaban con el tremendo amateurismo de la serie. Se notaba que le gustaban las artes marciales y que, además, estaba preparad físicamente para el cine de acción. Era el único. Realmente, en la serie resulta bastante patético ver como Lee y el verdadero protagonista de la serie, el “editor del Daily Sentinel, Britt Reid”, interpretado por Van Williams, se trasladas en un estrafalario vehículo negro, cubiertos los rostros con los antifaces verdes. Aun con ellos y sin saber quién es, se percibe claramente que “Kato” es Bruce Lee. Lego cuando se ven sus movimientos en los combates, llega la confirmación absoluta.

En realidad, si hoy la serie vuelve a emitirse y hay freakys del cine de karate que han revalorizado El Avispón Verde es por la presencia de Bruce Lee.

VAN WILLIAMS ES “EL AVISPÓN”

Mucho menos interés tiene el protagonista de la historia, el actor norteamericano Van Williams (1934-2016) que estuvo en activo hasta 1979 y que era un rostro habitual en las teleseries de los años 60-70. Apapreció en Colt 45 (1959), luego en Surfside 6 (1960-1962), tras lo cual se hizo con el papel central de El Avispón Verde. Luego siguió apareciendo esporádicamente en series de mayor o menor fortuna, de las que, sin duda, el que gozó de más fama fue El Show de Dick Van Dyke (1961-1966) y Las calles de San Francisco (1976). En realidad, a partir de concluir la serie, Williams no puso excesivo énfasis en proseguir su carrera cinematográfica y se dedicó a los negocios y a las inversiones, obteniendo éxitos espectaculares en este terreno. Oficialmente se retiró de la actuación en 1982 e incluso cuando se rodó una remake de la serie para la pantalla grande, se le pidió que realizara un cameo simbólico, a lo que se negó.

EL PRECURSOR DE EL COCHE FANTÁSTICO

Existía un tercer “personaje” en la serie. El coche en el que se desplazaban los dos protagonistas y que acaparaba buena parte del metraje. El vehículo tenía nombre y apellido, Black Beauty, que en el doblaje castellano, no se sabe por qué, acaso porque el catolicismo estaba todavía muy arraigado en la sociedad carpetovetónica, se llamó Betsabé, personaje bíblico, esposa del rey David.

El coche no era nada más que un Chrysler Imperial (uno de los turismos más grandes jamás construidos) que había sido tuneado hasta hacerlo prácticamente irreconocible. Al coche se le habían añadido todo tipo de gadgets (dos ametralladoras pesadas en el capó y ocho misiles bajo las aletas delanteras, entra otros, así como un blindaje para hacerlo prácticamente invulnerable. Parece obvio que cuando en 1982 se inició el rodaje de El coche fantástico, o incluso cuando se abordó el tuneado del Aston Martin utilizado por James Bond en su aventuras como 007, se tuvo muy en cuenta aquel coche imposible y que daba una deprimente sensación de pesadez y inverosimilitud.

VALORACIÓN Y RECOMENDACIONES

La serie, visto con medio siglo de distancia, aparecía como una completa chapuza. Algunos episodios eran, sencillamente infumables y el bajo presupuesto se evidenciaba en los detalles. Los dos últimos episodios (titulados Invasión Extraterrestre 1 y 2) son literalmente infumables y quien los vea no podrá contener la sonrisa de conmiseración.

En lo que se refiere a Bruce Lee, apunta maneras y en ello reside el interés que tiene la serie. Quedaría preguntarse de dónde venía el nombre de la serie. Eso es, quizás, lo más chusco: la serie debería de haberse llamado sólo El Avispón (hipotético masculino aumentativo de “la avispa”), pero luego resultó que en los EEUU existía una variedad de avispas más agresiva, que eran, mira por donde, verdes. En aquellos tiempos en España se solía utilizar la palabra “ceporro” para describir a la variante masculina de la avispa y, de paso, según decía el Diccionario de la RAE, a personas “tontas, cerradas y poco inteligentes”.

No es una serie para amantes de la ciencia ficción ni de los super-héroes, sino más bien para coleccionistas de series y escenas freakys o bien para seguidores incondicionales de Bruce Lee que quiera tener una panorámica completa de su filmografía y entender cómo irrumpió en la pantalla grande. Porque lo cierto es que, a pesar de su escasa calidad, la serie tuvo una repercusión excepcional en los EEUU y sus 26 episodios recibieron elogios unánimes… en 1966.